A 100 años del natalicio de Nelson Mandela, sigue pendiente el reconocimiento a la dignidad de las personas privadas de la libertad

 

2018.07.16-postalnelson-mandela-1

 

Ciudad de México a 18 de julio de 2018

 

-El legado de la lucha de Nelson Mandela por los derechos humanos, se refleja en La Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos

-Las condiciones de internamiento en las prisiones de México aún están lejos de alcanzar el trato digno y el respeto a los derechos humanos de las personas privadas de libertad

 

En el marco del Día Internacional de Nelson Mandela y a 100 años de su natalicio, lo recordamos a través de uno de sus principales legados: las “Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos” (Reglas Nelson Mandela), inspiradas en la defensa que el ex presidente sudafricano emprendió para lograr el reconocimiento y respeto de la dignidad de las personas en situación de reclusión. Las Reglas Mandela constituyen los estándares mínimos que los Estados deben cumplir en la gestión de los centros penitenciarios y en el tratamiento de las personas privadas de libertad.

Reconocemos el valor de estos estándares que han sido inspiración evidente del contenido de la Ley Nacional de Ejecución Penal, normatividad que, desde junio de 2016, establece las normas y procedimientos a seguir durante la privación de la libertad de las personas en centros penitenciarios de todo el país y los lineamientos que deben seguirse para lograr la reinserción social.

Pese al gran avance en materia legislativa, en México las condiciones de internamiento en las que viven las personas privadas de la libertad están muy lejos de ser un reflejo de lo que significa trato digno y respeto a los derechos humanos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos en su último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria identificó que en 69 centros del país existen condiciones de autogobierno, en 71 existe una falta de prevención de incidentes violentos, en 46 hay sobrepoblación, hacinamiento en 64, en 71 deficientes condiciones materiales y de higiene en el área médica, en 66 deficiencias en la aplicación de sanciones disciplinarias[1]. Asimismo, la Comisión identificó la falta de capacitación del personal penitenciario en materia de derechos humanos y prevención de la tortura.

En ASILEGAL también hemos constatado las violaciones a los derechos humanos en contra de la población privada de la libertad. A partir de visitas realizadas recientemente a centros penitenciarios de Baja California, Hidalgo, Chiapas y Oaxaca, de manera diferenciada, se han identificado problemas en la alimentación, deficiencias graves en los servicios de salud, pocas o nulas oportunidades de educación, ofrecimiento de trabajos que están lejos de contribuir a la dignificación de las personas. Además, en el caso de Baja California, se ha desarrollado una infraestructura y un sistema de administración de los centros que prioriza la seguridad por encima de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad.  

Por otro lado, la Encuesta Nacional de Personas Privadas de la Libertad en México (ENPOL) identificó que en dieciocho entidades del país más del 50% de las personas privadas de la libertad no identifica que en su centro exista una correcta separación entre personas procesadas y sentenciadas. Un dato alarmante es que en estados como Baja California (83.5%), Durango (56.1%), Guanajuato (47.2%), Nayarit (46%) y Oaxaca (42%), más del 40% de su población mencionó permanecer de diecinueve a veinticuatro horas dentro de su celda al día[2].

A 100 años del natalicio de Nelson Mandela y en reconocimiento a su gran legado, desde ASILEGAL enfatizamos la importancia que tienen el reconocimiento y el respeto a la dignidad de las personas privadas de la libertad en la conformación de un Estado democrático, libre y en paz.

 

Asistencia Legal por los Derechos Humanos
 
Para más información contactar a:
Daniel Islas
Coordinador de comunicación
comunicacion@asilegal.org.mx
5687 8759


[1] Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH); Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017; disponible en: < Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017>

[2] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2016; disponible en < http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/encotras/enpol/2016/>

En el marco del Día Internacional de Nelson Mandela y a 100 años de su natalicio, lo recordamos a través de uno de sus principales legados: las “Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos” (Reglas Nelson Mandela), inspiradas en la defensa que el ex presidente sudafricano emprendió para lograr el reconocimiento y respeto de la dignidad de las personas en situación de reclusión. Las Reglas Mandela constituyen los estándares mínimos que los Estados deben cumplir en la gestión de los centros penitenciarios y en el tratamiento de las personas privadas de libertad.

Reconocemos el valor de estos estándares que han sido inspiración evidente del contenido de la Ley Nacional de Ejecución Penal, normatividad que, desde junio de 2016, establece las normas y procedimientos a seguir durante la privación de la libertad de las personas en centros penitenciarios de todo el país y los lineamientos que deben seguirse para lograr la reinserción social.

Pese al gran avance en materia legislativa, en México las condiciones de internamiento en las que viven las personas privadas de la libertad están muy lejos de ser un reflejo de lo que significa trato digno y respeto a los derechos humanos.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos en su último Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria identificó que en 69 centros del país existen condiciones de autogobierno, en 71 existe una falta de prevención de incidentes violentos, en 46 hay sobrepoblación, hacinamiento en 64, en 71 deficientes condiciones materiales y de higiene en el área médica, en 66 deficiencias en la aplicación de sanciones disciplinarias[1]. Asimismo, la Comisión identificó la falta de capacitación del personal penitenciario en materia de derechos humanos y prevención de la tortura.

En ASILEGAL también hemos constatado las violaciones a los derechos humanos en contra de la población privada de la libertad. A partir de visitas realizadas recientemente a centros penitenciarios de Baja California, Hidalgo, Chiapas y Oaxaca, de manera diferenciada, se han identificado problemas en la alimentación, deficiencias graves en los servicios de salud, pocas o nulas oportunidades de educación, ofrecimiento de trabajos que están lejos de contribuir a la dignificación de las personas. Además, en el caso de Baja California, se ha desarrollado una infraestructura y un sistema de administración de los centros que prioriza la seguridad por encima de los derechos humanos de las personas privadas de la libertad.  

Por otro lado, la Encuesta Nacional de Personas Privadas de la Libertad en México (ENPOL) identificó que en dieciocho entidades del país más del 50% de las personas privadas de la libertad no identifica que en su centro exista una correcta separación entre personas procesadas y sentenciadas. Un dato alarmante es que en estados como Baja California (83.5%), Durango (56.1%), Guanajuato (47.2%), Nayarit (46%) y Oaxaca (42%), más del 40% de su población mencionó permanecer de diecinueve a veinticuatro horas dentro de su celda al día[2].

A 100 años del natalicio de Nelson Mandela y en reconocimiento a su gran legado, desde ASILEGAL enfatizamos la importancia que tienen el reconocimiento y el respeto a la dignidad de las personas privadas de la libertad en la conformación de un Estado democrático, libre y en paz.



[1] Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH); Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017; disponible en: < Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017>

[2] Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2016; disponible en < http://www.beta.inegi.org.mx/proyectos/encotras/enpol/2016/>

Pitagoras 920, Col. Del Valle, Delegación Benito Juárez,
CP. 03100, Ciudad de México.
Tels: 5687 8759 | 5639 6755 | 5523 2690 | 5536 4642

Copyright © 2016 ASILEGAL, AC
Todos los derechos reservados.