Nancy fue detenida el 28 de noviembre de 2015 por el delito de robo. Como resultado de un procedimiento abreviado, Nancy fue condenada a una pena privativa de libertad de 3 años 7 meses y 25 días. Desde entonces, se encuentra en el Centro de Reinserción Social de Mexicali.

Actualmente, Nancy tiene 22 años, un hijo de 5 años, 1,197 días privada de su libertad, y contando.

Para Nancy, el acceso a la justicia está siendo obstaculizado por autoridades, estereotipos y prejuicios. Esto se ha visto materializado en:

  • Dilaciones procedimentales que no encuentran sustento legal alguno, y que han atentado contra su derecho a la libertad personal y a la reinserción social.
  • Incumplimiento por parte de las autoridades de notificar a las personas privadas de libertad cuando son candidatas a los beneficios preliberacionales, lo cual debió haber sucedido desde que Nancy cumplió el 50% de su condena.
  • Argumentos en audiencia basado en criterios ya superados y contrarios a los derechos humanos.

 

Ejemplo de lo anterior es el hecho de que la solicitud de audiencia de concesión de libertad anticipada presentada por AsiLegal fue el 25 de octubre de 2018, sin embargo, en contravención a los términos establecidos en la ley, fue hasta el día de hoy que se celebró la audiencia de Nancy. La falta de celeridad y debida diligencia en los procesos no solo obstaculizan el ejercicio de los derechos en este país, sino que también vulneran el derecho a la reinserción social, en particular a la construcción de un proyecto de vida en libertad. En el caso de Nancy, al ser madre, las dilaciones en su procedimiento y la falta de garantía de sus derechos, prolongaron innecesariamente la separación con su hijo, faltando al principio del interés superior del niño.

Es por todo lo anterior, que desde la sociedad civil vemos con preocupación la imperante renuencia de las autoridades a garantizar a las personas privadas de libertad la protección más amplia, privilegiando y abusando del encarcelamiento, en lugar de favorecer la libertad y el respeto a la dignidad y los derechos humanos. Como ya lo ha sostenido la misma Corte Interamericana de Derechos Humanos, restringir el derecho a la libertad personal sin que medie una justificación que atienda a los principios de necesidad, proporcionalidad, razonabilidad, y legalidad, constituye una privación arbitraria de la libertad.

Esta decisión no solo obstaculiza la posibilidad de Nancy para reconstruir su proyecto de vida, sino que también evidencia la falta de perspectiva de género y derechos humanos en la impartición de justicia. Lo anterior, implica un retroceso en la garantía del derecho a la reinserción social, y vulnera el principio de progresividad de los derechos humanos.

En AsiLegal continuaremos acompañando a mujeres que se encuentran privadas de libertad y en condiciones de vulnerabilidad, en un esfuerzo por garantizarles un acceso efectivo a la justicia. El trabajo que realizamos busca también visibilizar y combatir la violencia de género institucional que enfrentan las mujeres durante sus procesos penales, dándole voz a las mujeres que, como resultado de la falta de oportunidades y de un sistema de justicia que perpetra todas las desigualdades estructurales presentes en la sociedad, han sido olvidadas en los centros penitenciarios en México. Considerando la criminalización de las mujeres en México, la lucha por garantizar sus derechos humanos apenas comienza.

 

Para más información contactar a:

Miguel Hernández
Coordinador de comunicación
comunicacion@asilegal.org.mx
5687 8759