#AsiLegalEscribe

El estereotipo de oriente incluye innovación, tecnología y orden. El panorama humano es algo más complicado:

Mara Flores

Coordinadora de Monitoreo y Evaluación de AsiLegal.

Internacionalista por la UNAM, Maestra en Estudios en Relaciones Internacionales con enfoque en Cooperación Internacional para el Desarrollo.

mara@asilegal.org.mx

Cuando pensamos en Asia, podría venirse a nuestro imaginario los aspectos más cautivantes y enigmáticos de la región: las luces brillantes a cada rincón, montones de artefactos tecnológicos ayudándonos en tareas cotidianas, o incluso el mito de los pueblos exóticos. La difusión del mito de oriente a través de películas, televisión, montones de videos, imágenes y otras publicaciones en redes sociales contribuyen a una visión estereotipada de lo que sucede y lo que son dichos países.

Hablar sobre “oriente” es encasillar a un montón de lenguas, historias y tradiciones en un mismo paquete y de ellos se desprenden una serie de procesos sociales, culturales y políticos.

En primer lugar, debemos entender que hablar sobre “oriente” es encasillar a un montón de lenguas, historias y tradiciones en un mismo paquete y de ellos se desprenden una serie de procesos sociales, culturales y políticos de los cuales vale la pena discutir.

El mismo desconocimiento que tenemos de aquellos países puede llevarnos no sólo a la parte amigable y atrayente, sino también a la generación de imágenes llenas de prejuicio, especialmente los Estados a los que asociamos sucesos sumamente negativos; los pensamos como sitios de barbarie, represores y violadores de los Derechos Humanos, tal como lo describe Edward Said en sus estudios sobre orientalismo.

Lo cierto es que no todo es blanco y negro. Cuando hablamos de procesos tan complejos y con tantas vertientes como lo es la realidad social, debemos de tener un criterio amplio, separado de nuestros prejuicios y subjetividades e incluso lográndolo, sería difícil tener el panorama completo

Así como hay grandes avances y un importante nivel de desarrollo tanto económico como social en países como China, Japón y Corea del Sur, líderes tecnológicos con empresas de vanguardia internacional como los son Samsung, Huawei, Xiaomi y Sony. Lo cierto es que cada uno ha tenido un proceso interno el cual en mayor o menor medida afecta al ejercicio de los Derechos Humanos.

En China, el gobierno del actual presidente Xi Jinping, ha aprobado una nueva herramienta en contra de la corrupción: liuzhi, un sistema de detención a funcionarios acusados de corrupción, que permite su confinamiento e impide tengan comunicación, llevándolos a lugares “clasificados”, por hasta seis meses. Esto se ha señalado como un medio para eliminar a los opositores del gobierno actual, claro este es solamente un ejemplo de los tantos problemas de abusos en contra de derechos humanos, por ejemplo, las detenciones arbitrarias en masa, tortura y malos tratos de los lugares de detención en contra de 13 millones de turcos musulmanes ubicados al noreste de la región de Xinjiang.

A esto se le suma el control que tiene el gobierno sobre los defensores de derechos humanos, con sistemas de seguridad y reconocimiento, en el que se usan datos biométricos, así como el bloqueo hacia las redes sociales ampliamente difundidas en otras partes del mundo como Facebook o Twitter.

Ha habido 12 ejecuciones desde que el Primer Ministro Shinzo Abe llegó al poder en Japón.

El movimiento que ha surgido en Hong Kong también es significativo. Dada la propuesta por extraditar a ciudadanos residentes de la isla hacia China continental, se presenta una forma de aumentar el control del gobierno chino sobre la isla. A pesar de que la propuesta se ha desestimado, las protestas continúan y la respuesta de las autoridades son cada vez más violentas y represoras, con más de 800 personas detenidas desde junio de 2019.

Lamentablemente, el abuso a los derechos humanos no es exclusivo del gobierno chino. Japón surge constantemente como uno de los países modelo, seguros, limpios, ordenados, eficientes, modernos, entre otros. No obstante, una alarmante realidad del gobierno japonés es la práctica de la pena de muerte en el país. En 2019, por ejemplo, Koichi Shoji y Yasunori Suzuki fueron ejecutados por ahorcamiento, y en total ha habido 12 ejecuciones desde que el Primer Ministro Shinzo Abe llegó al poder en Japón.

Estos castigos se hacen en secreto y sin aviso previo a las personas acusadas, sus representantes legales o incluso su familia. Las personas son notificadas horas antes de que la ejecución se lleve a cabo y son siempre de la misma forma (ahorcamiento), a pesar de que las leyes japonesas estipulan que este tipo de penas sean implementadas dentro de los seis meses siguientes a que se define la sentencia, esto casi nunca ocurre.

Además, aún existe un gran camino para las mujeres, las personas con discapacidad y la comunidad LGBT. A pesar de esforzarse toda su vida para acceder a una “buena universidad” y después colocarse en un “buen trabajo”, se espera que las mujeres sirvan el té a sus compañeros hombres o realicen algunas labores de limpieza, hay presión porque se casen y normalmente cuando lo hacen dejan de trabajar y se espera tengan hijos. Aunque ellas no busquen este tipo de vida como su aspiración, lo cierto es que los sistemas de guardería son escasos y están regidos por sistemas de puntos, lo cual pone en una encrucijada a las mujeres, una vida profesional o una vida que contemple la maternidad. Por otro lado, la orientación sexual sigue siendo un tabú y la discriminación es una práctica común en las empresas, escuelas y en cualquier espacio social, incluso las personas que buscan un cambio legal de sexo en los registros familiares que existen en la burocracia japonesa, deben de someterse a evaluaciones psiquiátricas y a cirugías para su esterilización.

En Corea del Sur la libertad de expresión no es una realidad

En Corea del Sur la libertad de expresión no es una realidad, situación agravada además por la relación con Corea del Norte, limitando y criminalizando cualquier tipo de información que pueda calificarse como propaganda en favor de Corea del Norte. Similarmente al caso japonés, las percepciones, legislaciones y prácticas con respecto a las mujeres, la identidad y orientación sexual aún dejan mucho que desear. Los proveedores de salud que practiquen abortos enfrentan hasta dos años de prisión y aunque hay excepciones en casos de violación, la salud de la mujer o enfermedades hereditarias que afecten al producto, lo cierto es que estos casos casi nunca favorecen a la mujer que desea practicarlo, por ejemplo, las mujeres casadas deben de tener expresamente el permiso de su esposo para realizarlo.
Como se mencionó, la realidad es mucho más compleja de lo que muchas veces creemos, estos temas en muchas ocasiones no nos llegan, alimentando la idea de misterio del oriente. Sería interesante ahondar en los países que, al contrario, suelen tener una percepción negativa y observar, aunque sea “de pasada”, lo que realmente sucede ahí, quizás en otro post.

  • Lindsay Maizland. Is China undermining human rights at the United Nations? Council on Foreign Relations. Disponible en: https://www.cfr.org/in-brief/china-undermining-human-rights-united-nations [consultado: 20 de septiembre de 2019]
  • CNN. Murderers hanged in Japan’s first executions of 2019. Disponible en: https://edition.cnn.com/2019/08/02/asia/japan-prisoner-executions-intl-hnk/index.html [consultado: 23 de septiembre de 2019]
  • Forbes. Standing with the people of Hong Kong for Human Rights and Democracy. Disponible en: https://www.forbes.com/sites/ewelinaochab/2019/09/09/standing-with-the-people-of-hong-kong-for-human-rights-and-democracy/#57a00b0a6471 [consultado: 20 de septiembre de 2019]
  • Human Rights Watch. Japan, events of 2018. Disponible en: https://www.hrw.org/world-report/2019/country-chapters/japan [consultado: 23 de septiembre de 2019]
  • Human Rights Watch. South Korea, events of 2018. Disponible en: https://www.hrw.org/world-report/2019/country-chapters/south-korea [consultado: 20 de septiembre de 2019]
  • Perfil. Liuzhi, el sistema de arresto para acusados de corrupción en China. Disponible en: https://www.perfil.com/noticias/internacional/liuzhi-el-sistema-de-arresto-para-acusados-de-corrupcion-en-china.phtml [consultado: 23 de septiembre de 2019]
  • The Japan Times. Form of detention called liuzhi widens Xi’s crackdown on corruption. Disponible en: https://www.japantimes.co.jp/news/2018/03/18/asia-pacific/politics-diplomacy-asia-pacific/form-detention-called-liuzhi-widens-xis-crackdown-corruption/#.XYlAiigzaUk [consultado: 23 de septiembre de 2019]