CONCEPCIÓN

Concepción 02 01Después de 216 días, en octubre de 2013, Concepción obtuvo su libertad. Transcurrieron más de 7 meses para que la autoridad reconociera que no había elementos que comprobaran la comisión del delito de homicidio.

Concepción es una joven voceadora del Puerto de Veracruz que el 25 de febrero de 2013 sintió fuertes dolores en el vientre y acudió a la Cruz Roja.

Ahí, acompañada por el personal del hospital esperaba su turno para ser atendida. Sintió ganas de ir al baño. A pesar de sus dolores nadie la asistió. En el baño tuvo un parto fortuito y se desmayó. Ningún paramédico le ayudó ni a ella ni al producto, pero sí la denunciaron ante el Ministerio Público. Los paramédicos sostuvieron ante la autoridad que Concepción entró al baño para cometer el crimen y que tuvo la fuerza suficiente para detener la puerta mientras daba a luz.

Un parto fortuito es el que sucede espontáneamente y fuera de las condiciones médico sanitarias óptimas de atención para la madre y su hijo. Eso pasó en el caso de Concepción y así lo confirman tanto el dictamen médico como la autopsia que le practicaron al producto: “No existe evidencia física que permita establecer que el parto fue provocado”.

Inconsciente, Concepción fue trasladada a otro hospital en calidad de detenida, 48 horas después del parto fortuito ya estaba en un centro de reclusión acusada del homicidio de su propio hijo. Esta situación constituye además un acto de violencia obstétrica, definida como toda forma de maltrato que ocurre en torno al parto, pero también durante el posparto, según la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Veracruz.

Concepción es una joven de 25 años originaria de Veracruz. Madre soltera que trabajaba vendiendo periódicos. Su familia y amigos la conocen como Coni y saben que le ha costado mucho trabajo salir adelante junto con sus dos hijos y su pequeño hermano, al que también apoyaba económicamente.

El caso de Concepción es representativo de la violencia que día a día sufren miles de mujeres al intentar acceder a los servicios de salud en México, ya que se violaron los derechos humanos a la salud y atención médica adecuada, a la igualdad y a la no discriminación, así como a la dignidad; todos ellos reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en los tratados internacionales de los que México es parte.

El caso de Concepción es una prueba de que el trabajo conjunto de quienes integramos ASILEGAL, junto con el apoyo de la sociedad civil y de organizaciones defensoras de derechos humanos, es fundamental en la búsqueda de acceso a la justicia.

Pitagoras 920, Col. Del Valle, Delegación Benito Juárez,
CP. 03100, Ciudad de México.
Tels: 5687 8759 | 5639 6755 | 5523 2690 | 5536 4642

Copyright © 2016 ASILEGAL, AC
Todos los derechos reservados.